Seguinos

Judiciales

Buscan a una joven en Cipolletti

Tiene 20 años y se habría retirado de su domicilio por decisión propia.

el

La Fiscalía de Delitos contra las Personas informó que se busca a Luciana Saigg, de 20 años de edad. Su familia denunció haberla visto por última vez con un bolso. La joven se habría retirado de su domicilio voluntariamente.

Tiene como características físicas particulares la presencia de cicatrices en ambos brazos a la altura del antebrazo y un tatuaje en la zona del gemelo de pierna derecha que dice «Una chica punk con una mochila y un perro». Asimismo se destacó que Saigg mide 1.65 metros de estatura, es de contextura robusta, tez morena, ojos marrones, pelo corto a los costados con una cresta rubia.

Al momento de abandonar su vivienda vestía un buzo color gris con un dibujo de Mickey y con capucha haciendo alusión a las orejas del personaje. Ademas, un jean nevado negro y zapatillas marca Merrel. Por otro lado sus familiares dieron conocimiento que llevaría consigo un bolso negro con la inscripción «Uniform».

Cualquier información sobre su paradero se ruega informarla al teléfono de la Fiscalía 0299-4770520 o al celular 0299-156261174.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Judiciales

El padre era violento con su madre: Joven se quitó el apellido del progenitor

Por las amenazas, él y su mama tuvieron que abandonar por un tiempo la provincia de Río Negro.

el

Un joven de Cipolletti consiguió quitarse el apellido de su padre después de probar que el hombre ejerció violencia física, emocional y psicológica hacia su madre. Por las amenazas, tuvieron que abandonar por un tiempo la provincia de Río Negro. Desde la separación, el adolescente no tiene vínculo con su progenitor y él tampoco abona la cuota. Un fallo del fuero de Familia autorizó el cambio.

El joven relató que su papá y su mamá convivieron durante seis años en un ambiente de violencia física, emocional y psicológica. Debido a esta situación, se mudaron a otra provincia en 2014. Desde la separación, la comunicación con su padre fue prácticamente nula, y el progenitor nunca cumplió con la obligación de pagar la cuota alimentaria ni mostró interés en mantener un vínculo con sus hijos.

El adolescente manifestó que llevar el apellido paterno le provocaba un agravio espiritual y moral. Eso afectaba su desenvolvimiento social, consignó. En 2019, agregó el apellido materno a su nombre, pero continuó sintiéndose no identificado, por lo que en su entorno escolar y social, se hacía llamar únicamente por el apellido materno.

El fuero de Familia de Cipolletti admitió la solicitud de suprimir el apellido paterno, sustentada en justos motivos como la ausencia de vínculo afectivo y la violencia doméstica. La jueza destacó que el Código Civil y Comercial de la Nación permite cambiar el nombre y apellido si existen causas graves, razonables y poderosas que justifiquen dicha modificación. El informe psicológico presentado por una integrante del Equipo Técnico Interdisciplinario acreditó que la portación del apellido paterno afectaba emocionalmente al joven y comprometía su salud psíquica y emocional.

La decisión judicial se basó en que el principio de inmutabilidad del nombre debe considerarse desde una perspectiva integral y dinámica, priorizando el interés individual cuando no se comprometen los intereses sociales. El nombre, como atributo de la personalidad, debe ser protegido más allá de los efectos jurídicos que generen las acciones filiatorias.

El fallo ordenó la supresión del apellido paterno. El nombre del adolescente quedó solo con el apellido de la madre. Asimismo, se dispuso el registro del cambio en el Registro Civil y Capacidad de las Personas y la notificación a los organismos pertinentes.

Continuar leyendo

Judiciales

Muerte de Valentín: «Dicen que los cuerpos hablan y eso esperamos»

Luego de que se le practique la autopsia al niño de 4 años que murió en el Juan XXIII, su familia emitió un nuevo comunicado.

el

La familia de Nahitan Valentín Mercado Toledo, el niño de 4 años que murió en el Sanatorio Juan XXIII la pasada semana, emitió un comunicado tras la realización de la autopsia del cuerpo y su posterior sepelio. Se investiga un posible caso de mala praxis.

En el documento, los familiares también respondieron al comunicado emitido por el sanatorio y asimismo, para agradecer el acompañamiento de la comunidad roquense en la movilización que se realizó el pasado viernes reclamando Justicia.

Valentín ingresó el jueves 11 de julio por la mañana al Juan XXIII para realizarse una cirugía programada de hernia y, luego de más de tres horas en el quirófano, nunca más despertó. Finalmente, el jueves 18, pasado el mediodía, el niño falleció.

La autopsia fue realizada por el cuerpo forense judicial el sábado (20/07) a las 8.30 de la mañana, con la esperanza de encontrar indicios que puedan esclarecer el fatídico desenlace. : Dicen que los cuerpos hablan y eso esperamos. Confiamos en los profesionales, el Dr. Bustos y el Dr. Usal, que el sábado 20 de julio le efectuaron la autopsia a nuestro Valentín», comunicó la familia.

Tras confirmarse el deceso, el Sanatorio Juan XXIII emitió un comunicado donde, entre otros puntos, señalan que «finalizada la cirugía, el niño sufrió un paro cardiorrespiratorio» y que esta información fue proporcionada a la familia el sábado. «Tres días después de lo sucedido, ¿un pequeño detalle no?, ¿voluntario o involuntario 72 horas después? Como para citar alguna incongruencia a la hora de informar», expresó la familia, asegurando que las demás declaraciones ahora dependen del desarrollo de lo denunciado judicialmente.

Por último, los familiares agradecieron a las miles de personas que los acompañaron desde el primer momento que hizo público el fallecimiento de Valentín y a la gran mayoría de personas que asistieron el viernes a la marcha para exigir Justicia.

«Que la vida que apagaron de nuestro ‘Valentín’ no sea en vano, que la gente no se calle más la boca (…) En nuestro caso vamos a ir hasta el final para saber qué pasó», concluye el comunicado.

Continuar leyendo

Judiciales

«Nos hemos puesto a disposición de la familia desde el primer momento, para compartir un espacio donde aclarar sus dudas»

El Sanatorio Juan XXIII emitió un comunicado tras la muerte del niño Valentín y la denuncia por mala praxis.

el

El Sanatorio Juan XXIII emitió un comunicado de prensa respondiendo a la denuncia por mala praxis por parte de la familia de Nahitan Valentín Mercado Toledo, el niño de 4 años que murió luego de una intervención quirúrgica. Están implicados un anestesista y un cirujano de la clínica privada .

«Ante el hecho que ha tomado estado público, relacionado con el fallecimiento de un niño de 4 años de edad, ocurrido en este establecimiento, consideramos necesario brindar a la opinión pública, la información que, responsablemente, estamos en condiciones de dar, sin vulnerar el debido secreto médico (por eso la información es limitada a lo que los familiares ya compartieron a los medios de comunicación)», indicaron desde el Sanatorio Juan XXIII.

En este sentido, detallaron que «el día 11 de julio, el niño ingresó para una cirugía programada de hernia de diafragma -una hernia diafragmática es una anomalía en la que el diafragma no se ha desarrollado completamente. Debido a esto, los órganos abdominales como el estómago, el intestino, el bazo, parte del hígado y el riñón pueden ocupar la cavidad torácica, presionar los pulmones y causar dificultad respiratoria y otros problemas serios, que obligan a la resolución quirúrgica-. Finalizada la cirugía, el niño sufrió un paro cardio respiratorio», explicaron.

«Al haber sido un paro cardíaco presenciado, fue inmediatamente reanimado con éxito, estabilizado y derivado a la Unidad de cuidados intensivos. El paro cardíaco intraoperatorio, si bien es muy poco frecuente, es un riesgo siempre presente y con alta mortalidad», agregaron desde el sanatorio privado ubicado en la esquina de calles 9 de Julio y Buenos Aires.

«El desenlace de la evolución, lamentablemente, fue, a pesar de todos los cuidados, el fallecimiento del niño el día 18 de julio. Nos hemos puesto a disposición de la familia desde el primer momento, para compartir un espacio donde aclarar sus dudas, preguntas o todo lo que necesitaran y pudiera ayudar en el difícil momento que les tocaba vivir», añadieron.

Ante la denuncia de los familiares, el Ministerio Público Fiscal inició una investigación al respecto. «Desde esta institución médica, manifestamos, en primer lugar, nuestro profundo pesar por el desenlace. Hemos puesto a disposición, y ha sido entregada, inmediatamente cuando fue solicitada, toda la información y documentación necesaria para facilitar la actuación de los organismos externos que sean competentes en esta materia», indicaron.

«El Sanatorio cuenta con un Comité de Gestión de Riesgo y Seguridad del Paciente, que permanentemente trabaja por brindar una atención de calidad y segura. El cumplimiento de las políticas de seguridad del paciente es parte de nuestro compromiso permanente, y constituye un objetivo central de la gestión de este Sanatorio. Por lo que, hechos como éste, nos afectan profundamente. Aun sabiendo que las estadísticas internacionales revelan que un 50% de los eventos, a pesar de todos los cuidados, no se pueden evitar», manifestaron.

«Un pilar de la seguridad es la transparencia, por lo que seguimos a disposición tanto de la familia, como de la autoridad competente», concluyeron desde el Sanatorio Juan XXIII.

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement