Seguinos

Judiciales

Dictaron condena efectiva por portación y abuso de arma en Roca

Unificaron la condena a Hernández con una anterior por el delito de homicidio, lo que hace un total de 19 años.

el

La Cámara Criminal Segunda de Roca condenó a un hombre por los delitos de «abuso de arma de fuego en concurso real con portación ilegal de arma de fuego de guerra» y le impuso la pena de 4 años de prisión y 8 años de inhabilitación para utilizar armas. En el mismo fallo unificó esa condena con una anterior por el delito de homicidio, de 15 años y 6 meses de prisión, en un total de 19 años, conforme las reglas de la composición de las penas.

Con voto rector del juez Gastón Martín y adhesión de sus pares María Evelina García Balduini y Oscar Gatti, la Cámara condenó a Oscar Rubén Nicolás Hernández, actualmente detenido, por un hecho que ocurrió en Roca el 10 de febrero de 2013, alrededor de las 13, en calle Cipolletti casi Montevideo. Según la imputación, Hernández conducía un Peugeot 504 y «le tiró el auto encima» a N.M.L., quien circulaba en moto, haciéndolo caer, y minutos después se presentó con un acompañante frente a la casa de la víctima y le efectuó al menos cinco disparos con una pistola calibre 9 milímetros, sin herirlo.

En el juicio, la Fiscal de Cámara subrogante Teresa Giuffrida solicitó para Hernández una condena de 6 años de prisión, unificados en 21 años y 6 meses, al considerarlo autor del delito de «tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real con portación de arma de guerra», mientras que el Defensor Oficial Miguel Salomón solicitó la absolución y subsidiariamente una condena de 3 años y 6 meses de prisión, unificados en 17 años con la pena anterior, por los delitos de «portación de arma de guerra y abuso de armas», negando que haya existido intención homicida por parte del acusado. Por su parte el imputado, al prestar declaración indagatoria, negó su participación en el hecho.

Tras evaluar la prueba producida, el Tribunal concluyó que «en lo que refiere a la existencia del hecho y la autoría responsable de Hernández, se ha alcanzado el grado de certeza que exige esta etapa procesal». Sin embargo advirtió que «dada la hora y el lugar en el que ocurrió el hecho», podrían existir más testigos, aunque «por temor los vecinos del barrio prefieren no involucrarse y permanecen en el anonimato».

Sobre la calificación legal finalmente aplicada, la Cámara fundamentó que no se trató de una «tentativa de homicidio» porque «no se ha probado, con el grado de certeza requerido, el dolo homicida por parte de Hernández».

«Esa intención deliberada de matar no existió; de hecho Hernández tuvo la posibilidad fáctica de dar muerte a L. y no lo hizo, dado que (…) le advierte su presencia en el lugar, permitiéndole que se guarezca», señaló la Cámara en su sentencia. A eso agregó que la víctima «queda tirado en la vereda, a merced de su agresor; nada impedía a Hernández acercarse a él y darle muerte. Estas cuestiones de hecho denotan que no existía en su designio de actuar con dolo homicida, o al menos exista duda de que éste existiera», concluyó el Tribunal.

La sentencia fue dictada este jueves y aún no se encuentra firme, dado que las partes tienen el plazo legal para interponer eventuales recursos.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Judiciales

Jurado popular declaró culpable a un hombre por delitos sexuales contra tres de sus hijas

Ahora el juez Camarda tendrá como único objetivo definir el monto de la pena que deberá cumplir al acusado.

el

Un jurado popular declaró culpable a un hombre del Alto Valle que llegó a juicio acusado de abusar sexualmente de tres de sus hijas, cuando las niñas tenían entre 4 y 12 años de edad. Con menos de una hora de deliberación y luego de un juicio que duró 3 días, el tribunal popular emitió el veredicto de culpabilidad por todos los delitos enumerados por la Fiscalía.

El hombre fue declarado culpable de abuso sexual simple agravado por el vínculo reiterado en dos casos, con acceso carnal gravemente ultrajante en otros y corrupción de menores agravado por el vínculo.

La próxima etapa del proceso será el juicio de cesura, del que ya no participa el jurado popular. Ese tramo del proceso estará a cargo del juez profesional que dirigió el juicio, Maximiliano Camarda, y tendrá como único objetivo definir el monto de la pena que deberá cumplir el hombre.

Tras conocerse el veredicto de culpabilidad, la fiscalía solicitó que se imponga la prisión preventiva al imputado. El hombre había sido detenido el lunes pasado para garantizar su participación en el juicio y la parte acusadora solicitó que esa medida se extienda, considerando los riesgos.

El juez Camarda hizo lugar al planteo, extendiendola hasta la cesura.

La acusación en el juicio estuvo a cargo de la fiscal jefa Graciela Echegaray y la fiscal del caso Vanesa Cascallares. En resguardo de los derechos de las víctimas intervino la Defensora de Menores María Estela Aroca. En tanto que la defensa del imputado correspondió al defensor penal público Juan Pablo Chirinos.

Continuar leyendo

Judiciales

Su padre lo reconoció tarde pero nunca mostró interés: Adolescente pidió volver a tener solo el apellido materno

El joven manifestó que «no refleja su identidad».

el

Por pedido expreso de su hijo, una mamá presentó una solicitud al Poder Judicial para que el adolescente no porte más el apellido paterno, que «no refleja su identidad».

Cuando nació, el niño fue inscripto con el apellido materno. Pero el padre biológico, al enterarse que la mamá inició una relación sentimental, decidió reconocer al niño. «No lo hizo desde un lugar de afecto, sino como una muestra de poder», relató.

Aunque la mamá intentó que no perdiera el contacto, desde el padre biológico no hubo interés. Se hizo cargo sola de la crianza y cuando inició un trámite de prestación alimentaria, el padre se alejó definitivamente de la vida del niño. Un familiar le da aviso mensualmente del pago de la cuota, pero sin vínculo alguno.

El chico ya utiliza su apellido materno en la escuela, en las redes sociales y en su vida cotidiana. Fue varias veces a visitar a su familia paterna, que vive en otra ciudad, pero el interés no fue recíproco. El apellido paterno le genera incomodidad y por eso solicitó el trámite de supresión.

Cuando desde un Juzgado de Familia de Viedma se le notificó al padre del pedido del adolescente, no contestó ni se presentó. La Defensora de Menores que intervino y el Fiscal Jefe no manifestaron objeciones al pedido del adolescente.

El fallo cita jurisprudencia de distintos autores y la normativa aplicable. «El nombre es un atributo de la personalidad desde esta concepción integra el derecho a la identidad personal, instalándose en la persona de manera permanente acompañando el proceso de construcción de la identidad en el ámbito social».

La jueza mantuvo un audiencia con el adolescente, que le transmitió «una clara expresión de deseo de portar solo el apellido materno, con el cual se identifica. Comprendí que construyó una imagen de su progenitor a partir de recuerdos de violencia hacia su mamá y de un destrato hacia él. Me quedó claro que no representa una figura paterna» para el niño. Dejó en claro, entonces, «lo importante que es este trámite para él dado que hace a su propia identidad», expresa la magistrada en la sentencia.

Por otra parte, en el informe del Equipo Técnico interviniente se observó que el adolescente en su entorno de amigos, en la escuela y en las redes sociales, es reconocido por su apellido materno.

El informe psicológico concluyó que «suprimir el apellido paterno sería beneficioso para el desarrollo personal».

No lo exime de la responsabilidad parental

En la sentencia, la magistrada explicó que «el cambio de nombre de ningún modo suprime la responsabilidad parental que pesa sobre su progenitor. Incluso si, con el transcurrir de los años el adolescente decidiera entablar nuevamente un vínculo cercano con su papá, ello sería plenamente factible, dado que, el hecho de no portar su apellido en nada obsta la existencia de sus deberes como padre y del vínculo paterno en sí».

De esta manera, la magistrada dispuso la supresión del apellido paterno del adolescente y además hizo saber a la mamá que deberá procurar que el adolescente concurra a un espacio de terapia.

Para finalizar, la sentencia la jueza de familia le escribió unas palabras directamente dirigidas al adolescente, utilizando la técnica de «lectura fácil», es decir adaptada a un sector vulnerable.

Continuar leyendo

Judiciales

Le arrojó un ladrillo en la cabeza y lo dejó en estado vegetativo: Indemnización para la hija

Una discusión por una supuesta deuda vinculada a la compra de alimentos en un almacén fue el desencadenante de la brutal agresión.

el

Una discusión por una supuesta deuda vinculada a la compra de alimentos en un almacén dejó a un hombre en estado vegetativo. El agresor le arrojó un ladrillo en la cabeza y la víctima, de más de 70 años, no pudo recuperarse. Su hija le inició un juicio civil y ahora deberá indemnizarla por los daños causados.

Un fallo del fuero Civil de Cipolletti fijó una millonaria indemnización en favor del hombre y de su hija, quién se dedica al cuidado permanente de su padre. Surgió de las pruebas aportadas en el juicio que hubo una discusión en una localidad del Alto Valle. El motivo fue el reclamo de una supuesta deuda en un almacén. En ese contexto, el agresor arrojó un ladrillo e hirió a la víctima en el cráneo.

Por su edad, el damnificado sufrió lesiones irreversibles y permanece internado en estado vegatativo sin posibilidades de recuperación. La hija, quien se dedica a cuidarlo junto con la mujer que convivía con el hombre, reclamó una compensación por daño moral. La sentencia es de primera instancia y no está firme porque puede ser apelada.

Se consideraron probados los daños y la responsabilidad del agresor. En consecuencia se hizo lugar al reclamo de indemnización.

«En el caso analizado, golpear a una persona de más de 70 años en la cabeza arrojándole un ladrillo tal como lo hizo el demandado, claramente es un hecho con entidad suficiente para producir un daño tal como aconteció en autos. Por lo expuesto, encontrándose configurados los presupuestos de la responsabilidad civil, no existe duda alguna respecto a la obligación de responder en cabeza de la demandada por los daños causados con su accionar al Sr. B. así como también a las reclamantes», concluye la sentencia.

No se consignan los datos de la localidad ni mayores detalles aquí para reservar la identidad de la víctima y de su familia.

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement